Inicio > Refranes

Refranes

«    3 of 33    »

Ni sirvas a quien sirvió, ni pidas a quien pidió, ni mandes a quien mandó.

— Poque cualquiera de los tres conocerá al dedillo los defectos propios de tales servidumbres y se mostrará, ademas de riguroso, engreido por su condición de persona venida a más.

No sé qué me haga: si meterme a servir o tomar criada.

— Es ironía contra el irresoluto que, enfrentado a dos posibilidades contrapuestas, no se decide por ninguna.

No siempre le está bien al señor guardar, ni al pobre gastar.

— Aconseja actuar de acuerdo con las circunstancias de cada momento.

El ojo del amo engorda al caballo.

— Advierte de que nada beneficia tanto a un negocio como la vigilancia del dueño.

Quien a dos amos ha de servir, a uno de ellos ha de mentir.

— Enseña que no se puede servir bien a dos personas, pues la confianza y la discrección con uno obligarían a no ser sincero c on el otro.

Ruega a Dios por el mal señor, porque no venga otro peor.

— Tiene análogo significado que el que dice: «Más vale lo malo conocido que lo bueno de por conocer», y expresa cuán enojoso puede ser cambiar lo ya experimentado por lo incierto.

Si quieres ser bien servido, sírvete a ti mismo.

— Afirma que nadie hace mejor las cosas que el propio interesado.

Sirve a señor y sabrás de dolor.

— Destaca la desatención y malos tratos quecon frecuencia dan los amos a sus sirvientes, sin reparar en que a la larga ello revertirá n su contra.

El vestido del criado desnuda al amo.

— Indice que la apariencia externa de los sirvientes es más que indicativa de la riqueza y el honor de sus amos.

Yo mando a mi gato y mi gato manda a su rabo.

— Expresa el deseo, común a casi todo el mundo, de tener a alguien por debajo a quine mandar. También se dice , como reprensión, al que se desentiende de sus reponsabilidades endosándoselas a otro.

A burro muerto, cebada al rabo.

— Enfatiza la inutilidad de querer remediar algo cuando ha pasado la ocasión.Casi como en el cuento del vizcaino que , al oir al pollo piar dentro del huevo que sorbía, exclamó :»!Tarde piaste!».

A cada puerco le llega su San Martín.

— En la fiesta de San Martín (11 de Noviembre) es costumbre hacer la matanza del cerdo, y esto mismo acontece al hombre que como bestia trata solo de sus gustos.

A chico pajarillo, chico nidillo.

— Recomienda que conforme a su dignidad , así debe tratarse a las personas.También dice que cada cual ha de adaptarse a las condiciones que le reodean.

A galgo viejo, echadle liebre, no conejo.

— Advierte que las cuestiones graves deben encomendarse al hombre experimentado, nunca al inexperto.

A la mujer y a la cabra, soga larga.

— Recomienda que tanto a una como a otra se les debe dejar hacer a sus anchas, aunque con la precaución necesaria para que no se extravíen.

A la mula con halago; al caballo con el palo

— La mula, ejemplo de testarudez, solo obedece al halago y a las buenas palabras, mientra que el caballo, animal más dócil y noble, responde positivamente al castigo.

A la olla que hierve, ninguna mosca se atreve.

— Indica que el que conoce un peligro o riesgo se guarda de él a toda costa. Es similar a otro refrán que dice:»Gato escaldado, del agua fría huye».

A los borricos, alfalfa.

— Se aplica alas personas torpes o testarudas cuando no entienden algo que es evidente y se rehusan a entar en explicaciones con ellos.

A otro burro con esa albarda

— O » a Otro perro con ese hueso». Se dice para rechazar algo que, por abusivo o engañoso, causa enojo.

A perro flaco, todas son pulgas.

— Dice que el desdichado suele atraer sobre sí toda clase de infortunios.

A perro viejo, no hay tus tus.

— Señala que es muy difícil engañar al hombre ya maduro y experimentado porque reconoce al pronto la mentira y se resiste a las lisonjas.

A quien Dios quiere bien, la perra le pare lechones.

— Se dice, entre chanza y envidia, de aquel a quien todo le sale bien y de ordinario le sonríe la fortuna.

A quien no sirva para gallo, capallo.

— Se utiliza para desestimar los servicios de alguieno rehusar, por inútil, su presencia en un determinado trabajo.

Acogí al raton en mi agujero, y volvióseme heredero.

— Es alusión contra los aprovechados que abusan de la poca confianza que merecen.Con el mismo sentido dice otro: Al villano dale el pie, y se tomará la mano.

Al buey, por el cuerno; y al hombre, por la palabra

— Dice que tan sujeto está el hombre, si es honrado, por la palabra empeñada, como el buey por el yugo que le unce.

Al burro viejo, la mayor carga y el peor aparejo.

— Denuncia lo mal que suele recompensarse al que consagra su vida al trabajo tenaz y concienzudo.

Al erizo, feo y todo, Dios lo hizo.

— Proclama que ninguna criatura es desdeñable, y que todas poseen alguna cualidad provechosa. En general aconseja no despreciar a nadie.

Al fraile y al cochino, no le enseñes el camino.

— Porque ellos, dice maliciosamente el refrán, lo aprenden sin ayuda de nadie.

A gallo que canta, le aprietan la garganta.

— Advierte de la suerte que le espera al que no sabe guardar un secreto.

Al mejor cazador se le va la liebre.

— Se utiliza para expresar que incluso los más débiles y expertos en cualquier campo, materia, actividad profesioneal, etc., se equivocan y fallan. Es semejante a otro que dice:» Al mejor churrero se tuerce un churro».
«    3 of 33    »