Inicio > Refranes

Refranes

«    1 of 33    »

Con el amigo incierto, un ojo cerrado y el otro abierto

— Aconseja ser precavido con quienes recelamos de la sinceridad de sus intenciones.

Amistad de yerno, sol de invierno

— Porque las relaciones entre yerno y suegra suelen ser tibias, cuando no glaciales.

A buen entendedor, pocas palabras.

— Advierte, como lo hizo Cervantes en el Quijote, o Fernando de Rojas en La Celestina, que la persona inteligente comprende fácilmente lo que se le quiere decir. También alaba el laconismo a la hora de hablar, pues, como ya dijo Gracián, “lo bueno si breve

Zapatero, a tus zapatos.

— Recomienda que cada cual se dedique a los que sabe hacer y deje de opinar de aquello que no conoce.

Amigo que no presta y cuchillo que no corta, que se pierda poco importa.

— Da a entender que los amigos egoistas y poco dipuestos al sacrificio son inútiles y, si prescindes de ellos, no importa.

Al amigo que no es cierto, con un ojo cerrado y el otro abierto.

— Indica que se debe tener cierta precaución con aquellas personas que, aunque pretenden considerarse como amigos, no llegan a inspirar suficiente grado de confianza.

A muertos y a idos, no hay amigos.

— Porque la dustancia y el olvido acaban, como inevitablemente hace la muerte, con la amistad y el amor.

Al amigo, con su vicio.

— Advierte que a los amigos hay que aceptarlos tal cono son, aunque se descubra en ellos algún defecto, pues, como dijo Artistóteles,”la amistad es lo más necesario de la vida”.

Al amigo y al caballo, no apretallo.

— Aconseja que a los amigos no conviene molestarlos en exceso o exigirles demasiado.

De los amigos me guarde Dios, que de los enemigos me guardo yo.

— Previene contra la falsa amistad, que puede ser más peligrosa que la maldad del peor enemigo.

En tiempo de higos, hay amigos.

— Dice que en los días de prosperidad a nadie le faltan allegados.Por eso, desengañadamente, añade otro: “En tiempo de higos, no conozco parientes ni amigos”.

Entre amigos y soldados, cumplimientos son excusados

— Dice que entre gente con la que se tiene confianza no son necesarias las cortesías.Aunque también está dicho que “donde hay confianza da asco”.

Entre compañeros, nada se hace por dinero.

— Indica que entre buenos amigos la ayuda ha de ser desinteresada.

Entre dos amigos, un notario y dos testigos.

— Advierte que por mucha amistad y confianza que exista, los contratos deben observarse con todo rigor.

A donde el corazón se inclina, el pie camina.

— Indica cómo, instintivamente, buscamos los lugares en los que hallamos placer o felicidad.

Los amantes de Teruel, tonta ella y tonto él.

— Se dice irónicmante de la desgracia a que puede arrastrar la pasión amorosa, tal como les sucedió a Diego Martínerz e Isabel Segura, separados por el infortunio, aunque fundidos en el amor.

Amor con amor se paga.

— El amor se ha de corresponder con amor.

Amor de corneta, de diana a retreta.

— Porque apenas ese breve tiempo suelen durar los galanteos del soldado.

¿Me guardas un secreto, amigo? Mejor me lo guardas si no te lo digo.

— Pondera la desconfianza hacia todo el muno cuando se quiere que algún secreto no se haga público.

Ni amigo reconciliado, ni asado recalentado.

— Porque ambas cosas son por igual desaconsejables: una por su dudosa lealtad y la otra por indigesta e insípida.

No digas tu secreto al amigo, por si contra ti fuere testigo.

— Dice que no es aconsejable comunicar cuestiones íntimas, ni siquiera a un amigo, porque la amistad es frágil y la confidencia puede volverse contra quien lo hace.

No hay peor astilla que la de la misma madera.

— Advierte que no hay peor enemigo que aquel que ha sido amigo o conoce nuestras debilidades.

Quien presta a un amigo, compra un enemigo.

— Aconseja prudencia en el préstamo de dinero, pues llegado el momento de recuperarlo no son raros los conflictos.Platón dijo:”Si reclamas el dinero prestado, comprobarás que de un amigo tu generosidad te hace un enemigo”.

Quien tiene dineros, tiene compañeros.

— El que tiene dinero, dice, tiene amistades fingidas, que todo se lo perdonan, hasta las faltas más reprochables.

El tocino, el vino, el queso y el amgio, añejo.

— Al tiempo que aconseja tomar estos alimentos debidamente reposados, recomienda hacer lo mismo con las nuevas amistades, de modo que el paso del tiempo vega a confirmar que son verdaderas.

Vida sin amigo, muerte sin testigo.

— Avierte que quienes no cultivan las amistades están condenados a pasar solos y en el desmaparo los malos momentos.

Amor de niño, agua en un cestillo.

— Afirma, con dudoso fundamento, que los sentimientos del niño son siempre frágiles y pasajeros.

Amor de padre, que todo lo demás es aire.

— Señala que el único amor verdero y seguro es el los padres hacia los hijos.

Amor loco, yo por vos y vos por otro.

— Alude a que , con frecuencia, la persona a la que se ama suele amar a otra, quien, a su vez, ama a otra y así sucesivamente.

Amor trompero, cuantas veo, tantas quiero.

— Reprende la facilidad de algunos hombres para enamorarse de cuantas mujeros ven.. En general censura la inconstancia en los sentimientos.
«    1 of 33    »