Inicio > Refranes

Refranes

«    2 of 33    »

Aquel que celos no tiene, no tiene amor verdadero.

— Porque cuando se profesa cariño a algo o a alguien , siempre tiene miedo a perderlo.

Ausencia, enemiga de amor, cuan lejos de ojos, tan lejos de corazón.

— Dice que la ausencia tanto más debilita el amor cuanto más lejos se halle del objeto amado. Es decir, el que no mira no suspira y la distancia es el olvido.

Contigo pan y cebolla; y con otra, ni olla.

— Suele decir como expresión hiperbólica del enamoramiento sumo, que no precia de riqueza ni de comodidades para sustentarse.

Corazón apasionado no quiere ser aconsejado.

— Dice que las personas dominadas por alguna pasión rehusan escuchar consejo alguno.

Cuando nos aman, señoras nos llaman, cuando nos tienen, ya no nos quieren.

— Es queja de las mujeres contra la zalamería y los halagos del cortejo, que luego, al correr del matrimonio, concluyen en desdén y falta de interés.

Desgraciado en el juego, afortunado en amores.

— Se dice a modo de consuelo, aunque irónicamente, del que ha perdido en el juego.

Las Donas y las palomas, aunque salgan con gemidos, tornan a sus nidos.

— Se dice, a modo de consuelo, a la mujer que ha reñido con su novio, para darle a entender que en breve habrá reconciliación.

Entre dos que se quieren, con uno que coma basta.

— Porque en el amor la unión a veces es tan fuerte que cada uno sobrevive gracias al otro, como si fueran unúnico ser.

Frutos y amores, los primeros son los mejores.

— Igual que los primeros frutos del árbol suelen ser los más frescos y de mejor calidad, el primer amor así lo es también.

Galán atrevido, de las damas preferido.

— Dice el refrán quecon las mujeres, en materia de amor, hay que ser arriesgado, pues como decía la copla:”.. que sean los amantes algo atrevidos, pues si son cortos luego dicen las bellas:!Jesús, qué tontos!.

El hombre es fuego, la mujer, estopa; llega el diablo y sopla.

— Advierte del riesgo que hay en el trato frecuente entre dos personas de diferente sexo, habida cuenta de la debilidad humana.

Más fuerte era Sansón y le venció el amor.

— Advierte que es inútil luchar contra el amor, que puede con los más fuertes.

El mejor amigo, un perro.

— Alaba la fidelidad canina, porque, a diferencia de la humana, no conoce eclipses ni tibiezas.

Mes de flores, mes de amores.

— Recuerdas que las flores y el amor siempre han estado relacionados. Según creencia popular, la temperatura cálida de este mes altera la sangre y propicia enamoramientos.

Mucho te quiero, hermosa, pero más a mis onzas.

— Enfatiza el poder del dinero, que manda sobre todas las cosas, incluso el amor. Suele decirse de las conductas egoistas e interesadas.

Ni sábado sin sol, ni mocita sin amor.

— Porque es sábado era uso antaño hacer las coladas caseras, con lo que las mocitas, al tender la ropa, hacíanse visibles a los pretendientes, puestos al acecho.

Ni el pelo ni el cantar entran en el ajuar, pero ayudan a enamorar.

— Antíguamente, la cabellera larga y las dotes para el canto eran notas de seducción en una mujer. Así, el refran dice que el que se casa por interés también busca que sean de su agrado las cualidades físicas del fututo cónyuge.

Para el amor y la muerte no hay cosa fuerte.

— Alude a la fuerza de uno y otro, y a la imposibilidad de luchar contra ellos.

El perro y el niño, donde ven cariño.

— Pues ambos, señala el refrán, acuden por igual solo donde se les dispensa afecto y cariño.

Piensan los enamorados que los otros tienen los ojos vendados.

— La pasión puede ser tan cegadora que no repara en que los demás pueden estar observando.

Los primeros amores son los mejores.

— Afirma la creencia que el primer amor nunca se olvida.Así lo canta también una copla popular : Los primeros amores/ no sé qué tienen;/ se meten en el alama/ salir no pueden./Si no se logaran/ siempre quedan impresos/ en la memoria.

Quien bien te quiere, te hará llorar.

— Enseña que el veradero cariño consiste en advertir y corregir al ser querido cuando se equivoca, aunque ello sea motivo de dolor.

Al cabo de un año, el perro se parece a su amo.

— Dice que con el trato contínuo, las personas y aún los animales terminan por adquirir h´´abitos y costumbres comunes.

Los criados son enemigos pagados.

— Denota el frecuente desafecto que suele existir entre criados y señores. De la misma opinión parece que era Séneca, pues decía: “Tantos criados, tantos enemigos.”

Cual el amo, tal el criado.

— Así lo pregonan otros refranes: ” A tal casa, tal aldaba; a tal señor, tal honor, y a cada paje, su ropaje”. Es, en suma, lo que el M arqués de la Ensenada le contesta a Felipe V cuando éste alarmado por la fasatuosidad del aristócrata, le llamó a capítul

De jefes y burros viejos, lo más lejos.

— Aconseja no tener trato ni con los que gustan de mandar ni con los resabiados.

Dinero, de unos es señor y de otros siervo.

— Es señor, dice el refrán, de los ruines, de los avarientos y de los mezquinos;es siervo, en cambio, de los manirrotos y de los pródigos.

Donde hay patrón no manda marinero.

— Dice que mientra haya un jefe, nunca dispone un subordinado.

Madruga y verás; busca y hallarás.

— Exhorta a uno a espabilarse para sorprender a los criados que no cumplen sus obligaciones y a los aprovechados que ocultan el fruto de sus diarias rapiñas.

Ni en burlas ni en veras, con tu señor partas peras.

— Aconseja no usar excesivas familiaridades con el superior.
«    2 of 33    »